¿Te imaginas estar en una máquina del tiempo y vivir la experiencia de conocer qué sucedía en ese momento?

No estamos muy lejos de esa realidad porque en las profundidades del hotel Posada de la Misión en Taxco, se encuentra uno de los grandes tesoros de México, la Mina Prehispánica de Plata que la cultura Chontal ocultó a los españoles y que viajar hasta allí es sentir que estás viviendo en el año 1400 a 1521 aproximadamente.

En la cabecera municipal de este pueblo mágico se encuentra ubicado este atractivo turístico que muy pocos viajeros conocen.

El yacimiento natural se descubrió en el año 2013 por error cuando se preparaban para hacer algunas remodelaciones del hotel, y luego al darse cuenta de la profundidad de las grietas, dieron con esta mina antigua que los chontales laboraban en épocas prehispánicas.

Los primeros datos de investigación revelaron que en el año 1530 se había trabajado esta mina, lo que daban por obvio que los españoles eran los responsables del lugar, sin embargo, investigadores detectaron que los chontales eran los propios dueños de este yacimiento debido a las herramientas que consiguieron para labrar el lugar.

Un cuerno de venado lo amarraban junto a un pedazo de madera y un mecate lo que servía como una especie de pala para remover las rocas con la ilusión de encontrar las piedras preciosas.

Esto indica que el lugar es una mina completamente artesanal, trabajada sin ningún tipo de herramientas sofisticada, hace más de 500 años.

Para subir el metal a la superficie construían escalinatas a base de troncos. Los minerales que conseguían allí los originarios se intercambiaban con otras tribus para recibir alimentos, insumos u otros materiales beneficiosos para las comunidades.

  • Save

El costo para ingresar a esta tesoro turístico es de $150 pesos por persona. Incluye un paseo guiado por la mina prehispánica que data del siglo XIV trabajada antes de la conquista, un performance de la cultura chontal para dar información de cómo realizaban los trabajos en aquellos tiempos y al finalizar el recorrido, obtienes una bebida gratis en el área de la alberca del hotel. Puedes escoger entre una cerveza, un refresco o un cóctel minero que es preparado a base de mezcal, el cual recomiendo al 100%.

Para disfrutar de yacimiento se descienden 52 metros en tres niveles diferentes; el primero son 10 metros abajo a nivel de piso, el segundo está a 32 metros y el tercero es un foro en el que se alcanza la profundidad de los metros totales.

Durante el trayecto se conocen distintos minerales principalmente de oro, plata, cuarzo, plomo, zinc, pirita, entre muchos más. Dentro del lugar y como parte del paquete turístico exhiben un performance de la cultura chontal para dar información de cómo realizaban los trabajos en aquellos tiempos para obtener estos minerales.

Las rocas que se encuentran dentro de la mina son extremadamente fuertes, ninguna ha llegado a derrumbarse a pesar de los fuertes movimientos sísmicos que se han registrado en la región.

¿Sabes cuál es el color natural del oro? Si tu respuesta es dorado muy probablemente estás pensando la tonalidad de este recurso ya tratado y en su fase final pero su pigmentación de primera mano es rosa y naranja. Entre más rosa sea el color, mayor cantidad de oro hay en la roca.

Es importante destacar que este curioso lugar, considerado como Patrimonio Cultural por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), es una de las pocas minas en el país donde podrás encontrar dos metales preciosos juntos como los son el oro y la plata.

Una gran sorpresa que encontrarás en la mina es la instalación de un banco de semillas (Germoplasma) producto de las condiciones húmedas en las que permanece el sitio.

Ese espacio está protegido con un cristal en el que investigadores de la Universidad de Chapingo colocaron en frascos al vacío entre 30 y 50 semillas diversas, tales como maíz, frijol y amaranto.

El objetivo principal de este proyecto es mantener intacta por 100 a 200 años aproximadamente esta fuente de vida germoplásmica, protegerla ante eventos catastróficos, conservar su variedad en caso de que se extinga para preservar su pureza y lo silvestre.

Cuenta la leyenda que en este lugar han aparecido espíritus buenos sobre todo en las fotografías que los visitantes toman con sus aparatos digitales.

Se dice que se tratan de guardianes prehispánicos que protegen el lugar. Por otra parte, vecinos han interpretado que en el área frontal de una inmensa roca aparecen líneas que asemejan la silueta  de la Virgen de la Guadalupe.

No sientas ningún temor de estar dentro de esta extraordinaria mina, por el contrario, se respira una profunda relajación para recuperar energías y aliento e iniciar el ascenso a la superficie por las escaleras, sin auxilio del malacate o el elevador minero que te llevó hasta abajo.

Lugares Isotipo
  • Save
Máster en Comunicación Social Gustos: Comunicador apasionado a la escritura, enamorado del running, trail running, el ciclismo y la natación. Me considero un lector empedernido. Gustos por las tertulias de todo tipo. Viajero sin fronteras y amante de lo extremo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here