Jorge Durón en la inauguración de su exhibición

De palabras contundentes y seguras, con una naturalidad que refleja en el trato y la mirada, Jorge Durón comienza contando que hace aproximadamente diez años llegó a Querétaro proveniente de Coahuila, venía de paso pero jamás se quiso ir.

Algo encontró en la ciudad que le hizo permanecer hasta la fecha; quizá la luz y los ambientes, quizá porque aquí fue cómo y cuándo comenzó su exploración con la pintura y el dibujo.

Siempre se sintió atraído hacia la creatividad y sus expresiones artísticas pero en Coahuila las cosas son diferentes, no existe posibilidad de que sea bien visto o apoyado. Así que en un inicio llegó a Querétaro con otro giro, algo que disfruta de igual forma: la cocina. Montó un restaurante que le permite vivir sin preocupaciones para dedicarse a pintar.

Ser pintor en cualquier contexto no es fácil, Jorge relata que cuando llegó a la ciudad las cosas no eran ni cercanas a lo que hoy se vive en cuanto arte y cultura. Había unos cuantos artistas con los que se podía intercambiar puntos de vista y así fue como comenzó él. Se metió a clases donde pudo aprender el uso de los materiales, algunas técnicas y lo demás lo fue encontrando solo.

Para Jorge, la pintura no solo es un proceso que comprende la aplicación del oleo o la concreción de una idea, tiene que ver sobre todo con la capacidad que se desarrolla al mirar. Aprender a observar el entorno, los paisajes y sobre todo la potencia que tiene la luz para trasformar las cosas; no es lo mismo la luz de los domingos, o la calle a las doce del día que a las seis de la tarde, todo cambia y hay que aprender a verlo.

“Al arte no hay que vivirlo con miedo, ni con pena. Simplemente hay que tratar de adentrarse en él de una manera natural y honesta(…)”

Pintar es ver, no solo lo externo sino también a uno mismo. La propuesta de Jorge tiene dos sentidos muy claros; que sea algo divertido, que disfrute y que durante el proceso lo guíe la honestidad. Es por esa razón que pinta desnudos pues considera que, no tener ropa es una de las formas más autenticas en las que podemos presentarnos las personas. Sin máscaras.

Eso es lo que ofrece en sus oleos; la naturalidad de una persona que explora consigo sus afectos y vivencias, su forma de entender el mundo. Una persona que se dedica a contemplar, pensar y traducir todo lo que pueda resultar un nutriente.

Procura mantenerse lejano de preocupaciones tales como exponer, vender obra o mantener un status de artista bien valuado o valorado pues dice, son cosas que llegan a perturbar la creatividad. De hecho el título de artista le causa problemas, pues no se considera uno. Él sólo sabe que le apasiona pintar y que ahí encuentra algo que le complementa como persona.

Quizá por todo lo anterior es que la actual exposición titulada Evocación es la primera que realiza en un centro cultural público, en ella reúne una perspectiva de sus trabajos así como la experimentación de otros, en formatos más grandes de los que está acostumbrado.

Al arte no hay que vivirlo con miedo, ni con pena. Simplemente hay que tratar de adentrarse en él de una manera natural y honesta; si no te gusta, si no le entendiste hay que aceptarlo así como se presenta y aventurarte a ver más, y aprender a ver. Dice Jorge Durón.

Evocación de Jorge Durón estará disponible hasta el 19 de septiembre en la sala 2 del Centro Educativo y Cultural Gómez Morín.

Puedes adquirir su obra en :OME Tienda de Arte.

 

Fotos por Luis García.

 

Lugares Isotipo

1 COMENTARIO

  1. Felicidades Jorge Durón por alcanzar la plenitud en la expresion, gracias tambien por esa honestidad que siempre has mostrado y que te hace humildemente mas grande.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here